Inicio
Dedicatoria
Agradecimientos
Proyecto
Personal

Dirección y Presentación

Equipo Técnico
Programa (Descarga)
Manuales

Juan Pablo Pulido Bermejo



Cargo en EXNA:
Dirección y Creación del Proyecto

Realización EXNA:
Dirección, Guión, Diseño e Idea; Producción; Información Ecosistemas; Diseño de Bases de Datos; Fotografías y panorámicas 360º; Edición de Video, Sonido, Figuras y Fotos; Realización y locución de algunas voces del Diaporama; Preguntas del Juego

Cualificación Profesional:
Biólogo

Especialidad:
Biología y Geología

Organismo:
Consejería de Educación (Junta de Extremadura)

Departamento:
Dirección General de Política Educativa

Cargo:
Asesor Técnico Docente y Profesor de Enseñanza Secundaria
Presentación:
Nací en Don Benito (Badajoz) en 1968. Desde mi infancia me interesé por el mundo de la vida, sobre todo el de los insectos, por quienes desarrollé una verdadera pasión y en cuyo proceso mi padre jugó un papel primordial por su entusiasmo hacia los animales. Pero pronto le siguieron otros temas como el universo, la leyes elementales de la física y la química, la música y la pintura y en general los grandes misterios de la ciencia y la historia de la humanidad.

Día a día fui sensibilizándome, cada vez más, con los temas sociales, incluso pensé seriamente en un futuro como misionero, pasando en el seminario del Colegio Claret de Don Benito una gran parte de mi adolescencia. En él me inicié en el conocimiento del ser humano y de mí mismo, proceso éste que abrió en mí una huella profunda y un interés perenne por los temas espirituales (que no religiosos) y filosóficos. Observando a los animales había aprendido mucho sobre los hombres y observando al hombre conocí mucho más de los animales. El final de la adolescencia culminó con el descubrimiento traumático de la crueldad, la maldad y la hipocresía del mundo y el absoluto convencimiento de que no merecíamos el calificativo de Homo sapiens sapiens.

Sin embargo, mi pasión por la naturaleza me permitió saborear la infinita belleza de la vida. Llevé a cabo el sueño de mi niñez en Badajoz, donde “me hice biólogo” e inmediatamente me sumergí en el mundo de la docencia, donde he encontrado mi vocación de maestro, y en la cual llevo ya más de 10 años. De ellos, seis los he pasado como profesor del IES Gregorio Marañón de Caminomorisco (Hurdes), en el que como Jefe de Estudios en su primer año de creación, colaboré con el resto de mis compañeros, en poner en marcha este espléndido centro. En él, junto a la destreza de su alumnado, al Consejo Escolar y gracias a las ayudas económicas y de personal recibidas de la Junta de Extremadura, el Ayto. de la localidad y la Caja de Extremadura, pusimos en marcha el Jardín de la Naturaleza Extremeña, donde se recrean los ecosistemas más representativos de la región (con paisajes rocosos, charcas, chorros, senderos, puentes ...).

Hoy en día desempeño la función de Asesor Técnico Docente en la Dirección General de Política Educativa de la Consejería de Educación, aunque conservo mi plaza de Profesor de Biología y Geología, en el nuevo IES Campos de San Roque de Valverde de Leganés.

Actualmente me considero un “humanista en el siglo XXI” (a pesar de que sea para muchos sinónimo de idiota en conserva) y alterno mi vida familiar, con mi trabajo, mis aficiones por la divulgación científica y natural y mi muy modesta contribución con la ONG ADASEC-España, de la que he aprendido gran parte de lo más valioso de mi existencia en esta vida. He cambiado mi lema adolescente de “cambiar el mundo” por el de “cambiar yo”, y en esta tarea me encuentro, harto difícil, de incorporar en mi vida y proceder, aquellas formas de obrar coherentes con mi ética personal y con la naturaleza. Sin duda que la parte más costosa de semejante locura no es la del esfuerzo del cambio, como la del peso de la soledad de las minorías.

Me preocupa profundamente la mentira que se cierne sobre casi todas las cosas que nos rodean, pero particularmente sobre el mundo de la Ciencia. Pocas veces se ha mentido tanto, en frecuencia y magnitud, en nombre de la ciencia como en estas últimas décadas, bien bajo el yugo de las financiaciones e intereses empresariales, al servicio del demencial sistema productivo actual o bien tras las invisibles e inflexibles garras de los intereses nacionales, políticos y militares.

Adoro el espíritu primigenio de la ciencia, aquel que buscaba el saber y el conocimiento de todas las cosas absolutamente distanciado de intereses, prejuicios o doctrinas. Aquel que busca honradamente la inalcanzable Verdad de todo cuanto existe. Ojalá mi ser me permita servirle siempre, pues esta es la más grande sed de mi alma y la tarea a la que quiero dedicar toda mi vida, a ésta y a la de ser mejor padre.




Consejería de Educación - Junta de Extremadura